Mito Maya: El Buho, Sabio Consejero

buho.jpg

Un buen día, las aves de la tierra del Mayab prepararon un suntuoso banquete en honor de su rey, el pavo real. Todos los pájaros fueron invitados a la fiesta, y se nombró una comisión especial para escoltar a Tunkuluchú, el búho.

El búho detestaba esos convites; sin embargo, los miembros de la comisión, temiendo la cólera del rey, lo convencieron de que, como gran consejero de la corte, estaba obligado a presidir el banquete.

El rey había reservado un lugar a su lado para el gran consejero, y tan pronto éste llegó, comenzó la alegre velada: los meseros pasaban las viandas en frescas y verdes hojas, y ante cada uno de los sedientos comensales, colocaban pétalos de flores, simulando pequeñas ánforas repletas de rocío. Poco tiempo después, todos los asistentes, con la excepción del búho, se divertían a sus anchas.

El búho, no pudiendo soportar la gritería y el comportamiento de los demás, trató de escabullirse, y fue visto por el rey, quien lo hizo retornar. Éste obedeció la orden real, pero -posándose en una elevada rama- le volvió la espalda a los escandalosos y alegres convidados.

El pavo real, creyendo que el desaire iba dirigido a él, resolvió hacer uso de su autoridad para obligar al búho a tomar parte activa en la festividad e, inmediatamente, le ordenó que bailara con los otros y uniera su voz al discordante coro de los allí reunidos.

El búho se sintió humillado con las crueles burlas que le hicieron las otras aves después de la celebración. Y ni la necesidad natural de alimentarse ni las súplicas de sus amigos, le hicieron salir de su guarida.

Movido por el deseo de exponer a su rey al ridículo, tal y como éste había hecho con él, el sabio consejero consultó el libro sagrado de los Mayas, donde encontró la manera en que el pavo real había engañado al candoroso Puhuy.

Fue así que el búho invitó a los pájaros de la floresta del Mayab para una gran asamblea y, al dirigirse a los presentes, se percató que no podía leer una sola palabra. Entonces, lanzando un grito de desesperación, dejó caer el pergamino al suelo.

Los días permanecidos en el interior de su morada, hicieron que sus ojos se acostumbraran a la oscuridad. Ahora la luz brillante de la mañana lo cegaba. Desde esa ocasión, pocas veces se le ve durante el día. Su anhelo de venganza contra el rey fue castigado por los dioses.

Por: Yurina Fernández Noa
[email protected]

Articulos relacionados:

- Leyendas Mayas: La Princesa y el Escarabajo
- Leyendas Mayas: Zamna y el Henequen
- Mitos Mayas: Flor de Loto
- Mitos Mayas: Dziu y el Maiz
- Mito Maya: El Enano de Uxmal
- Mito Maya del Hombre Salvaje
- Mitos Mayas: El Codorniz

¡Bienvenido a Yucatán!
Yucatan Today es la guía turística de mayor envergadura de Mérida, México y de la Península de Yucatán, y recientemente fue votado el mejor sitio web de turismo en todo México. En nuestra revista mensual, le presentamos toda la información que usted necesita para disfrutar su experiencia aquí. Leer Mas